El Metodismo nació en el seno de la Iglesia gracias al impulso, entusiasmo y dedicación de Juan Wesley y del denominado "Club Santo" de la universidad inglesa de Oxford.

Juan Wesley fue hijo de un pastor anglicano y el mismo fue ordenado pastor anglicano. Tuvo una excelente formación universitaria en Oxford de donde terminaría siendo uno de sus profesores. Debido al carácter humilde de su hogar tuvo que trabajar para contribuir a pagarse sus estudios universitarios.

Su interés por la misión le llevó a embarcarse rumbo a las colonias inglesas de lo que hoy conocemos como Estados Unidos. El suyo fue un viaje muy accidentado hasta el punto que pensó que el barco en el que viajaba se iba a hundir. En contraste con su zozobra personal encontró a un grupo de creyentes cuya serenidad ante la adversidad le asombró. Cuando preguntó al dirigente de aquellos cristianos cuál era la razón de tanta serenidad en lugar de contestarle le formularon la siguiente pregunta. ¿Has tenido un encuentro personal con Jesús?. A pesar de ser pastor no supo qué contestar.

El trabajo misionero que desarrollo en las colonias americanas terminó en un rotundo fracaso lo cual le llevó a regresar nuevamente a Inglaterra.

Una de las noches que se encontraba en Londres decidió visitar una de las Comunidades Locales de la ciudad londinense. Fue una noche transformadora para la vida de Juan Wesley. La lectura de la introducción de Lutero a los Romanos le causó un tremendo impacto en su vida. Encontró la respuesta que estaba buscando a sus inquietudes espirituales. Encontró la respuesta a la pregunta que le formularon en su viaje a las colonias americanas. Desde entonces ya no fue el mismo. Su vida cambió como también cambió su ministerio.

Esta experiencia de conversión espiritual fue la misma que tuvo su hermano Carlos Wesley y la que también tuvo Jorge Whitefield y otros miembros del llamado "Club Santo".

Al cambiar el contenido de sus mensajes a causa de su experiencia de conversión poco a poco le fueron cerrando los púlpitos de las diferentes iglesias en las que predicaba hasta que al final, y muy en contra de su criterio inicial, no le quedó más remedio que emepzar a predicar al aire libre, tal y como ya habían empezado a hacer alguno de sus amigos como Jorge Whitefield.

Ese fue el nacimiento del metodismo y de su avivamiento espiritual.

Joomla templates by a4joomla