UN PUEBLO QUE CANTA

El llamado pueblo metodista, como le gustaba al mismo Juan Wesley referirse a los metodistas- y desde entonces como les gusta referirse a los metodistas a si mismos, es un pueblo que canta.
Carlos Wesley, hermano del primero, fue un gran compositor y aprovechó los talentos que Dios le había dado para ponerlos al servicio de la Iglesia componiendo multitud de himnos que fueron cantados con fervor y devoción por los primeros metodistas.
Hoy en día estos himnos, junto a otros muchos, forman parte del patrimonio cultural y espiritual no solamente de la Iglesia Metodista sino de toda la cristiandad.
Mantener viva la música de estos himnos es un patrimonio que no solamente no debemos perder sino que debemos fomentar acompañados, naturalmente, de la música actual. De esta manera, en un inteligente equilibrio, mantendremos nuestra identidad histórica y seremos capaces de sintonizar con la realidad de nuestro tiempo.

 

Joomla templates by a4joomla